Imprimir
PDF

PRINCIPIOS

Pretendemos que todo nuestro trabajo y las actividades que realizamos estén impregnadas de unos principios que intentaremos encarnar humildemente y transmitirlos a las personas que vengan a nuestro centro. Para que sirvan de guía en nuestro Desarollo Personal tanto a los profesores como a los alumnos.

La mayor parte de estos principios tienen su origen en el Método Hakomi pero creemos que son lo suficientemente amplios y claros como para aplicarlos como una referencia tanto para la vida diaria como para los diferentes trabajos terapéuticos que realizamos. 

- ORGANICIDAD:

Este concepto parte de la idea de que todo sistema u organismo viviente, por lo tanto las personas, familias, sociedades como organismo que son... son creativos y capaces de auto-organizarse de forma cada vez más eficiente. En este sentido la labor del profesor o terapeuta es simplemente apoyar ese proceso que quiere ocurrir en la persona asistida. Confiando en los recursos internos y de autosanación de esa persona, sin imponer ninguna agenda de objetivos en el proceso.

Consideramos que el cambio ocurre de dentro hacia fuera, nosotros simplemente apoyamos ese proceso. Esto también hace que la persona vaya ganando en recursos internos para enfrentar las situaciones de la vida en las que antes solamente actuaba con el piloto automático.

Por supuesto, daremos las indicaciones pertinentes cuando se trata de aplicar técnicas corporales o psicológicas que vayan preparando el terreno y vayan cambiando condiciones hacia una mayor consciencia de uno mismo.

Todo esto siempre teniendo en cuenta que, utilizando un símil físico y orgánico, cuando un hueso se ha roto, el médico puede colocar una escayola para facilitar el proceso pero el hueso realmente se cura y se repara por sí mismo.

- MINDFULNESS:

Traducido como ATENCIÓN PLENA, es un término que tiene una larga historia en las tradiciones meditativas, concretamente es un termino budista. En la actualidad su importancia y eficacia en los procesos de cambio, de aprendizaje, en la psicoterapia y en el tratamiento del estrés postraumático esta apoyado por cantidad de investigaciones científicas.

Se trata de una actitud de atención al momento presente, sin juicio, sin valoración de lo que está ocurriendo. Se trata de no querer cambiar nada, simplemente darse cuenta de la experiencia que se está teniendo, en este momento. Es un cambio de atención desde el exterior hacia el interior, permitiendo que las cosas sean tal cual son en este momento.

Deliberadamente decidimos prestar atención al momento presente, sin interferir en lo que está ocurriendo. Se trata de una actitud receptiva en la que tratamos de simplemente ser en lugar de hacer.

En la medida que esta actitud se entrena, gran parte del sufrimiento se disipa. Poco a poco desaparecen las resistencias a lo que es, a lo desagradable, a las emociones como el miedo, el enfado, la vergüenza, incluso el dolor. Puede que todo esto siga ahí pero si nos libramos de las resistencias nos habremos quitado de encima una gran parte de la lucha, de las tensiones internas, en definitiva del sufrimiento.

Esta aceptación de cada momento nos proporciona una gran herramienta para gestionar nuestros estados internos incómodos ya que si nos resistimos a ellos, toman mayor fuerza e importancia en nuestro interior.

- NO VIOLENCIA:

Este principio también forma parte de prácticamente todas las tradiciones espirituales del mundo. Especialmente en el Yoga, AHIMSA (no violencia) es el primer precepto de relación con uno mismo y con los demás.

Consideramos que en terapia, si se usa la violencia obtendremos resistencia. Esto puede tener aspectos muy sutiles en el desarrollo de la terapia.

En los aspectos puramente mecánicos y físicos de las terapias aquí aplicadas, por supuesto puede haber recomendaciones claras intentando que haya una comprensión teórica de la importancia de realizarlo así.

Hay que tenerlo en cuenta y tener mucha cautela, porque cuando suponemos que sabemos lo que es mejor para la otra persona, sabemos que es lo que no funciona es muy fácil establecer una dinámica en la que podríamos intentar imponer algo. Esto puede resultar intrusivo y violento, o no respetuoso en algún nivel. Todo esto puede hacer que aumenten las "defensas" y las "resistencias" al proceso.

"El simple hecho de querer que algo cambie de un plumazo en otra persona o en nosotros mismos es una forma de violencia"

Nosotros proveemos el espacio en el que la persona se explore, explore su postura, sus gestos, sus hábitos de relacionarse con lo que surge en su interior, con las situaciones, las personas... Sin querer cambiar nada, aceptando que hay un proceso que quiere ocurrir, simplemente apoyando ese proceso que surge desde la propia persona, no desde nuestros conocimientos u opiniones. En ese explorarse aparecerán nuevas posibilidades y experiencias que libremente exploradas darán lugar a una mayor consciencia y una mayor libertad de elección. Es en esta libertad donde reside el cambio y nosotros simplemente apoyamos esa libertad.

- PRESENCIA AMOROSA:

Como consecuencia de los anteriores, la Presencia Amorosa resulta ser la actitud del terapeuta hacia la persona que tiene en frente. Por supuesto esta actitud se puede practicar en cualquier tipo de relación.

Es una actitud que implica una total atención y disponibilidad hacia la persona que tenemos en frente. Implica aceptación de la persona que tenemos en frente tal y como es, sin juicio, sin querer cambiar nada. Por lo tanto sería una capacidad de estar presente y ser compasivo.

Además de esto, el foco de la atención debe situarse preferentemente en algún aspecto de la persona que tenemos en frente que nos inspira, que nos nutra en algún sentido. Buscamos algo que haga un privilegio estar con esa persona, al contrario que en las terapias tradicionales en las que estamos buscando lo que creemos que no funciona.

Esta actitud, consciente o inconscientemente, es percibida por la persona, por medio de lo que los científicos han llamado Resonancia Límbica. Esta actitud crea un ambiente de seguridad, de sentirse aceptada, valorada... todo esto hace que baje muchísimo el nivel de defensas y que el inconsciente aflore con mucha más claridad y rapidez.

Se trata de crear un ambiente seguro, si no hay seguridad siempre va a haber protección, defensas, tensión en definitiva. Con todos estos principios, si se cumplen, nos aseguramos el crear ese ambiente seguro donde la aplicación de cualquier tipo de técnica va a ser mucho más efectiva.

- UNIDAD CUERPO-MENTE:

Esto es algo ya ampliamente admitido por la comunidad científica. Lo que es muy importante para nosotros es que aspectos mentales como los pensamientos, las memorias y las creencias afectan a cómo funciona nuestro cuerpo, a la forma de nuestra postura, a nuestros gestos, a los ritmos biológicos (respiración/frecuencia cardíaca) y al funcionamiento orgánico.

Por ejemplo, una creencia de que "el mundo es un lugar peligroso" da lugar a una activación continua del sistema de ataque/huida, generando adrenalina, aumentando la frecuencia respiratoria y cardíaca y la tensión muscular. Todo esto tiene a la larga unas consecuencias importantes y nefastas para nuestro sistema biológico.

Todo esto generalmente actúa totalmente fuera de nuestra consciencia, es decir actúa en piloto automático sin que podamos darnos cuenta. A través del Mindfulness y las diversas técnicas podemos ir desde lo físico a descubrir qué está pasando mentalmente o viceversa, ver todas esas creencias inconscientes cómo están afectando a nuestro cuerpo.

- HUMOR:

Siempre englobado dentro de los anteriores, sobre todo el de No-Violencia. Intentando buscar el lado divertido de la vida. Intentando a través del humor aligerar un poco las cargas cotidianas.

Teniendo en cuenta los beneficios físicos de la risa. Suelta el diafragma, se respira mejor, mejora el sistema inmunitario. Siempre que se pueda y la situación lo permita, unas risas ayudarán al proceso.

Novedades de Mindfulness